Música Peruana
Google
 
Autores y libros peruanos
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Música del mundo andino
Sicuri
Centro Musical Theodoro Valcarcel - Puno
 
Amigos de Villa, les presenta una selección de música folklórica en enlaces con distintas páginas web.
Hemos organizado estas páginas como si fuera un libro y ustedes podran ver a la izquierda los distintos capítulos; arriba podrán pasar a otros "libros" con selecciones de distintos generes musicales peruanos.
Florencio Coronado - Arpa andina
 
El mundo andino es una cultura de fiesta
La música en particular y en general el arte son manifestaciones primigenias naturales y espontáneas en el mundo andino, que alcanzó a plasmar una cultura de fiesta, uniéndola al trabajo y a lo sagrado, cara al sol, las nieves, las lagunas y los cerros.

Mix Huayños -
Banda Super Impacto
de Puno

 

 
Por eso, no hay pueblo del Perú, por pequeño que él sea, que no tenga su banda de músicos, conformada por iniciativa propia de sus cultores y habitantes, constituyendo grupos excelentemente organizados, imbuidos de principios y hasta de mística y sacrificio, que acompañan con fervor las celebraciones religiosas, cívicas y sociales.
Es un símbolo de la fortaleza del Perú milenario, de su resistencia y proyección al porvenir. Ensayan en medio de los bosques, en la falda de las colinas, en la cumbre de los cerros frente a los abismos; notas, acordes y compases que convocan, integran y curan las heridas del alma; que harán regresar a los hermanos, padres e hijos que se han ido a tierras lejanas, por lo menos en el recuerdo.
Danilo Sánchez Lihón
"Caminito de Huancayo " Estudiantina Perú
 
Llanto por llanto
Jaime Guardia y Amanda Portales
 
LAS BANDAS DE CARRIZOS DE MI PUEBLO
1. Sones límpidos y dulces
Desde el patio de nuestras casas oíamos los sones (una o dos cuadras antes) de las bandas de carrizos que bajaban a integrarse a la procesión del Apóstol Santiago en su fiesta patronal del mes de julio, en Santiago de Chuco.
La presencia y la actuación de estas bandas era una expresión genuina de música popular tradicional en el desfile de bandas y delegaciones, hermandades y comitivas, mojigangas y comparsas de la fiesta jubilar.
En nuestro caso las oíamos venir por el jirón Manco Cápac, voltear por la calle donde está la panadería de don Wilfredo Luján, doblar por la Caja de Depósitos y Consignaciones, para enfilar después por la calle Colón, delante mismo de mi puerta, donde escuchaba sus sones límpidos y dulces que traían el aire de los campos; entonando en su repertorio huaynos, serranitas y marineras.
Eso sí: toda la banda compuesta de músicos que entonaban instrumentos de viento hechos de carrizo o de madera, como quenas, antaras, andaritas y traveseras.

2. con el candor que dan las espigas
Había algo valiente, marcial e invencible en sus compases. Pero, a la vez, mucho de melancólico y acongojado, mucho de lento y adelgazado, como es en realidad la pena. Quizá, porque todas esas bandas eran de los caseríos de Santiago que con el candor que dan las espigas y las acequias cantarinas bajaban fervorosas y confiadas –con los ojos inocentes de sus integrantes uniformados de rústicos pantalones y chaquetas azules– en dirección a la plaza donde rendían su adoración al ‘patrón bendito', el taitito Santiago milagroso.
Yo, que tanto amo las danzas y sones de mi tierra, pese a que me conmovían y emocionaban sobremanera, nunca las seguí a las Bandas de Carrizos por calles y plazas, como sí hice con otros conjuntos, porque encontraba que sus sones suenan más dulces y profundos tras los muros de las huertas o tras las paredes de adobe de nuestras casas extasiadas que se vuelven más amorosas aún ante esos compases inusitados.

3. Las notas quebradizas y ululantes de sus marchas
Sin embargo, tengo en la mano datos que registran que en el año 1956 se realizó el Primer Concurso de Bandas de Carrizos, promovido por el instructor Premilitar de aquel entonces, en donde participaron cincuenta conjuntos musicales, siendo la premiada la Banda de Carrizos del Caserío de La Cuchilla, en primer lugar; ocupando el segundo puesto la Banda de Carrizos de Santa Cruz de Chuca.
Varias veces que sus sones han llegado a retazos a mi recuerdo me he quedado imaginando que los ensayos, antes de las Fiestas del Patrón, debieron hacerlo de atardecida y alrededor de algunas parvas de trigo, frente a las cadenas de cerros y montañas estupefactas, teniendo abajo las hondonadas y los abismos, porque eso se sentía en las notas quebradizas y ululantes de sus marchas, que hacían más transparentes y asombrados los ojos de sus conmovidos y candorosos ejecutantes y más hondo, indeleble y translúcido el amor por nuestra tierra.

 
José Maria Arguedas

‘Nadie ha sido más feliz que yo. Nadie, ni tú.
¿Te acuerdas cuando al oír la quena esa y la danza de coro de hombres, quena y wankar, que oímos en tu pieza de la universidad, tuvimos la evidencia de que los creadores de esa música eran algo más grande que todo lo grande que habíamos oídos hasta entonces?
Pasé mi niñez siguiendo a bailarines y músicos de esas danzas, siguiéndolos noches de noches, imitándolos, hasta que gané el mote de ‘zonzo' que mi propio padre y hermano me lo aplicaban con todo convencimiento'.

de una carta que José Maria Arguedas escribe a Emilio Adolfo Westphalen
Huaylas  
 
‘Tardará aún la chiririnka que viene un poco antes de la muerte. Cuando llegue aquí no vamos a oírla aunque zumbe con toda su fuerza, porque voy a estar bailando'.
 
José Maria Arguedas
 
 
 
 
 

 

 

 

 

 

Home page ==> Música peruana ==> Música Folklórica
  visitadores en linea en este momento